Comunicados

Caracas, 27 de noviembre de 2020.

ICOM-Venezuela sobre la seguridad y ética profesional en los museos

El pasado miércoles 11 de noviembre de 2020, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Mpppc) informó oficialmente, a través de un comunicado de prensa, sobre el presunto hurto de dos obras de arte de la Colección de la Fundación Museos Nacionales (FMN) custodiadas por el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Armando Reverón (Maccar). Este es un hecho lamentable que ha causado gran impacto y revuelo en la comunidad museística, el sector cultural y la opinión pública nacional, debido a que es una irrespetuosa e irregular situación en la que están involucrados dos trabajadores de museos de la FMN. 

 

Lo que ha ocurrido merece una profunda reflexión. Desde el análisis de los acontecimientos que se han sumado en los últimos años en el territorio nacional, en los que los museos han sufrido robos de equipos, materiales y no cuentan con presupuestos e infraestructuras adecuadas, estamos ante un serio problema: en el país no existen políticas claras en materia de museos que fomenten estrategias y acciones para fortalecer los principios básicos de las labores del personal que permitan el resguardo del importante patrimonio cultural y científico de las colecciones que forman parte de la memoria nacional. Lamentablemente, se deterioran sistemáticamente los contenedores, que carecen de infraestructuras adecuadas y equipamiento necesario para desempeñar dignamente sus funciones fundamentales, tal como están definidas en las misiones de cada institución.

 

Un llamado urgente 

El Estado venezolano, a través de sus órganos rectores como -el Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Mpppc), la Fundación Museos Nacionales (FMN) y el Institutito de Patrimonio Cultural (IPC)- deben velar, constantemente, para que los museos puedan garantizar la protección, conservación, documentación y promoción de nuestros bienes patrimoniales materiales e inmateriales. En este sentido, recordamos los aspectos vinculantes de corresponsabilidad que tiene el gobierno nacional con los museos y el patrimonio cultural:

 

  • Como principio, la primera obligación del Estado es proteger y promover el patrimonio de los venezolanos, así como los recursos humanos, físicos y financieros disponibles para tal efecto.

  • Debe garantizar las condiciones de protección de las colecciones con protocolos y sistemas de seguridad adecuados, para proteger los bienes contra cualquier situación de riesgo que pudiera producirse en caso de robos o hurtos.

  • Asignar los presupuestos y fondos suficientes para realizar y fomentar las actividades del museo; además de permitir la autogestión como una forma de generar recursos económicos para su sostenimiento y desarrollo.   

  • Es imprescindible contratar a personal que posea la formación y una experiencia profesional clara para asumir responsabilidades en cualquier área de la gestión museológica. Esta acción incluye a los directores, coordinadores, jefes de áreas, departamentos y seguridad de cada institución. 

  • Es necesaria la permanentemente actualización formativa y perfeccionamiento, para mantener la eficacia de los profesionales que trabajan en el museo, con miras a reforzar el compromiso ético que debe prevalecer siempre en los equipos que laboran en estos espacios.    

  • Es prioritario que se tomen verdaderas acciones para la protección de las colecciones de nuestros museos que son una expresión del patrimonio cultural y natural de las comunidades de las que proceden y, por consiguiente, no solo rebasan las características de la mera propiedad sino que, además, pueden tener afinidades muy sólidas con las identidades nacionales, regionales, locales, étnicas, religiosas y sociales.

  • Es ineludible actuar rápidamente y realizar los esfuerzos necesarios para asegurar que la responsabilidad profesional de custodia y seguridad de las colecciones se encomiende a personas que posean cualificaciones y conocimientos apropiados. En un área muy sensible, como la seguridad de museos, las tareas y acciones deben ser supervisadas adecuadamente. 

  • El Mpppc y el IPC, deben sentar las bases para una reconsideración global de las prioridades y líneas de acción según los diagnósticos que cada institución posee. Con esta acción debe promoverse la recuperación de las infraestructuras, bóvedas y depósitos de colecciones con condiciones óptimas de climatización, protección, seguridad y custodia. 

  • Es vital que los trabajadores de los museos tengan sueldos dignos, acordes a las responsabilidades que ejercen en estos importantes centros de memoria. 

 

Impostergable proteger las colecciones 

Debemos recordar que los museos son poseedores de relevantes y trascendentales colecciones que necesitan ser conservadas para el beneficio de la sociedad y su desarrollo. Estas deben tener especial protección para contribuir a la salvaguarda del patrimonio natural, cultural y científico. Las colecciones constituyen un importante patrimonio público y se encuentran en una situación especial con respecto a las leyes, ya que gozan de la protección del derecho internacional. La noción de buena administración es inherente a esta misión de interés público y comprende los conceptos de propiedad legítima, permanencia, documentación, accesibilidad y cesión responsable.

 

Igualmente, debemos pensar de qué manera cada ciudadano puede apoyar a estas instituciones de forma proactiva. Nuestros museos necesitan ser vistos desde la buenas prácticas que sus profesionales realizan. Corresponde mirarlos desde el compromiso de muchos trabajadores que continúan en estos espacios y asumen grandes apostolados en la gestión museológica. Sin ellos, los museos difícilmente existirían en la geografía nacional.  

 

 

Ética museológica

Los miembros de la profesión museística deben respetar las normas, leyes establecidas, mantener el honor y la dignidad de su profesión. En Venezuela existen, aproximadamente,  2800 trabajadores de museos que laboran con mística y dedicación. En este sentido, recordamos algunos artículos del Código Deontológico de Museos del ICOM, a propósito de lo que ha ocurrido con el patrimonio de los museos. 

 

Conducta profesional 

 

8.5 Tráfico ilícito. Los miembros de la profesión museística nunca deben contribuir directa o indirectamente al tráfico o comercio ilícitos de bienes naturales o culturales.

 

8.6 Confidencialidad. Los miembros de la profesión museística deben proteger la información confidencial obtenida en el desempeño de sus funciones. Además, las informaciones relativas a los objetos llevados a los museos para su identificación son confidenciales y no deben publicarse ni comunicarse a ninguna institución o persona sin la autorización específica de sus propietarios. 

8.7 Seguridad de los museos y colecciones. El personal de los museos observará las más estricta confidencialidad con respecto a la información relativa a la seguridad de los museos o de las colecciones y locales privados que visite en el desempeño de sus funciones. 

8.8 Excepción a la obligación de confidencialidad. La confidencialidad está subordinada a la obligación legal de ayudar a la policía o a otras autoridades competentes a efectuar investigaciones sobre bienes que hayan podido ser robados, adquiridos o transferidos de manera ilícita. 

8.9 Independencia personal. Aunque los miembros de una profesión tienen derecho a una cierta independencia personal, los profesionales de los museos deben ser conscientes de que ningún negocio privado o interés profesional puede separarse completamente de las actividades de las instituciones a las que pertenecen.

 

El llamado y la propuesta

A partir de lo que ha sucedido en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y, recientemente en otros museos del país (Museo de Arte Contemporáneo Francisco Narváez, Museo de Arte Contemporáneo de Maracay Mario Abreu, Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Maczul) Museo del Transporte, Museo del Oro y Museo Salvador Valero) hacemos un llamado a cada trabajador para que colabore y tome conciencia de que todos somos corresponsables de la protección del patrimonio, que forma parte de nuestra memoria e identidad, tal como lo establece la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural de la República Bolivariana de Venezuela.

Desde ICOM-Venezuela proponemos mesas de reflexión y debate para intercambiar, escucharnos y generar propuestas realistas, concretas y efectivas en las que participen las múltiples voces de la comunidad museal nacional e internacional. Se trata con esta iniciativa de que tengamos impacto en el diseño de verdaderas e integradoras políticas y normas nacionales, regionales y locales que apunten a mejorar las buenas prácticas museológicas en el país.

  

Junta Directiva 

Comité Nacional Venezolano 

Consejo Internacional de Museos, ICOM

Sin_título.png

Caracas, domingo 24 de mayo de 2020

 

DIM2020, una semana de inclusión y reactivación digital

 

Estimados socios, amigos y visitantes de nuestros medios digitales:

 

El lunes 18 de mayo  iniciamos nuestra programación del DIM2020, una iniciativa de nuestro comité que se extendió hasta hoy. Ha sido una semana llena de gratas impresiones y plena del interés de diversos ciudadanos y sectores por conocer las acciones que desarrolla el ICOM-Venezuela.

 

Estos eventos han sido posibles gracias a cada uno de los  profesionales que aceptaron la invitación, en este tiempo de pandemia, para participar en esta inédita programación ideada por nuestro comité nacional. Agradecemos a los nuevos miembros del ICOM-Venezuela; a los profesionales de la museología venezolana, que trabajan en el país en instituciones museísticas públicas y entes culturales privados; a los especialistas que se encuentran en el exterior y a los académicos y profesores de la Maestría de Gestión y Políticas Culturales del Instituto de Investigaciones de la Comunicaciones, Ininco-UCV.  Desde la mirada de la inclusión y la diversidad aportaron sus reflexiones sobre el tema propuesto para esta edición del DIM.

 

Nos sentimos muy orgullosos de haber realizado, en  estos siete días, el lanzamiento de nuestra página web www.icom-venezuela.com, una plataforma informativa y comunicacional que ha tenido una aceptación positiva y mucha  resonancia, que  se traduce en un representativo número de visitas nacionales e internacionales. Otras secciones importantes de la programación, y que formaron parte de las noticias destacadas de la semana,  estuvieron conformadas por la presentación del medio informativo-digital MUSEOlógico,  el inicio de la convocatoria para nuevos miembros ICOM-Venezuela 2020-2021, la activación del Canal Oficial de YouTube, la creación en Telegram del Canal de Noticias ICOM-News-Venezuela y el anuncio de las bases para participar en el Premio Buenas Prácticas Museológicas Venezolanas 2020-2021.

 

Sin duda alguna, fue una celebración acorde, extensa y nutrida del Día Internacional de los Museos. Es un logro de nuestro comité, que ha sido posible gracias al esfuerzo de la Coordinación de Prensa y Comunicaciones del ICOM-Venezuela y el excelente equipo de diseñadores que nos apoya. A estos profesionales hacemos un reconocimiento público por su compromiso y dedicación. Hemos alcanzado una presencia activa en los diversos medios digitales (periódicos y canales de TV, entre otros). Se concretaron las publicaciones de entrevistas informativas, con una resonancia significativa en diversos sectores de la opinión pública; tareas que han permitido reactivar la comunicación de la esencia, razón de ser y sentido del Comité Nacional Venezolano del ICOM. Para hacerlo posible, la tecnología ha sido una gran aliada con sus redes sociales y herramientas diversas, que nos han facilitado los medios efectivos para llegar a ustedes y a otras latitudes.

 

Hemos visto como la inclusión puede ser esa herramienta efectiva para lograr  acercamientos, siempre bajo la premisa fundamental de expresar el respeto a la diversidad de pensamientos. El ICOM-Venezuela aspira ser un foro para los profesionales de la museología venezolana y los museos del país. Somos una organización no gubernamental que busca, permanente, la inclusión de todos los que creen en el museo como una institución democrática y de transformación social.   

 

Cerramos una semana de actividades con excelentes resultados. Se superaron nuestras expectativas y con este dinamismo damos paso a la celebración de los 40 años de la fundación del ICOM-Venezuela. Estamos creciendo como asociación. Próximamente, presentaremos los eventos que formarán parte de este importante aniversario.

 

En nombre de la Junta Directiva del ICOM-Venezuela, muchas gracias por seguir, leer, socializar nuestros contenidos en las redes sociales y reconocer el trabajo que se ha realizado, signado por el compromiso y la responsabilidad.

 

 

  

Dr. Edgar Ernesto González

Presidente ICOM-Venezuela

Un atípico Día Internacional de los Museos 2020

Hoy, 18 de mayo de 2020, celebramos el Día Internacional de los Museos, DIM2020, que para esta edición, la número 42, presenta el tema de los Museos por la igualdad: diversidad e inclusión. Tiene como objetivo principal ser un punto de encuentro para festejar la diversidad y reflexionar sobre las múltiples perspectivas que sobre este eje tienen las comunidades y el personal de los museos. También, se ha planteado promover herramientas y estrategias para identificar, superar los prejuicios y obstáculos que muchas veces impiden a las instituciones museísticas abordar, en sus múltiples lecturas, otros temas que permitan establecer programas y proyectos de alto impacto, en lo que sus líneas dinamizadoras sean la diversidad e igualdad. Esta idea, sin duda, se vincula de manera especial con las propuestas expositivas, investigativas y de programación.

Durante las últimas semanas hemos vislumbrado los retos que ha generado la crisis del COVID-19 en el sector cultural y museístico. Es una amarga situación que ha afectado a gran cantidad de instituciones en diversos continentes. Esta realidad también la hemos sentido en nuestro territorio. Es una crisis que ha puesto en evidencia otras situaciones sobre la planificación, entre las que resaltan los aspectos administrativos y presupuestarios.

En los museos de Venezuela no se han evidenciado despidos o situaciones laborales desconcertantes como sucede en otras latitudes. Este no es nuestro caso; sin embargo, la falta de recursos y la ausencia de políticas museológicas claras proyectan y evidencian que además de los problemas acumulados en el tiempo nuestros contenedores del arte y la memoria tendrán mayores dificultades en sus infraestructuras, aunado a que será una prioridad crear estímulos salariales justos, más reales y acordes con la dinámica y formación de los profesionales y trabajadores. Son acciones que  generarán dinámicas efectivas para captar a esos públicos que, en medio de esta cuarentena, se han desconectado físicamente del museo. Se trata de que vuelvan a visitarlos luego de que finalice el confinamiento. Las autoridades culturales tendrán que asignar, rápidamente, fondos de emergencia para garantizar la sostenibilidad de los museos, tal como lo han hecho muchos gobiernos en Latinoamérica y el contexto internacional.

Producto de la pandemia, los museos y las industrias culturales se han convertido en las últimas semanas en los grandes catalizadores de la cuarentena y del distanciamiento social. Un aporte interesante que han hecho es movilizar esfuerzos y capacidades para promover la resiliencia comunitaria, a través de los más variados proyectos creativos. Se trata así de hacer más llevadero el confinamiento en los hogares, con la mirada puesta siempre en el tema de la inclusión social.

Estos programas de mediación educativa en tiempos de pandemia se han desarrollado a partir de la interacción con estrategias novedosas de aprendizajes significativos y del reconocimiento de las colecciones. Surgen reinterpretaciones de obras, performances caseros que se resguardan en la imagen fotográfica, seminarios en línea, campañas en las redes sociales, visitas y recorridos virtuales de salas y exposiciones a cargo de curadores y directores. En general, se ha potenciado una presencia digital más dinámica. Son actividades que han integrado a las familias, en sus hogares, a experiencias creativas. Estas prácticas han dado la oportunidad y el poder para proyectar, desde las posibilidades que brinda la tecnología, formas  ingeniosas para   comunicarnos con las múltiples comunidades y la variedad de entornos. Son nuevas maneras de las prácticas de la inclusión.

Durante este escenario hemos observado desde la inclusión y diversidad las transformaciones que experimentan los museos. Desde esos avances, en el ICOM-Venezuela pensamos que la situación de la COVID-19 adelantó, velozmente, la visión del museo del futuro. Ese concepto y espacio que ahora se ha adentrado, y con mucho acento,  a los usos creativos y artísticos  de la tecnología. En Venezuela los museos, a pesar de que padecen grandes limitaciones en este sentido, muchos han logrado concretar importantes aportes programáticos que garantizan presencia y la posibilidad de compartir sus iniciativas como espacios democráticos y participativos.

Los museos, como agentes democratizadores, deben estimular la inclusión social como vía para promover el intercambio cultural. Es una de las acciones más precisas para suscitar la cultura de paz entre los pueblos. El objetivo central de la inclusión es, precisamente, mejorar integralmente las condiciones de vida de los individuos y ofrecer las mismas oportunidades educativas, culturales, laborales y económicas de las que disfruta el resto de la sociedad. Los museos deben ser para todos. Deben ser accesibles, inclusivos y diversos.

Desde el ICOM-Venezuela vemos como las instituciones museísticas se están conectando a realidades que en otros tiempos eran difíciles de concebir. Reconocemos el valor de estos espacios de memoria y creemos que autoridades del Estado venezolano deben reconocer, públicamente, que son medios efectivos para impulsar estrategias que abordan temas primordiales. Hay que rescatar y reimpulsar el importante rol que tiene el museo en el futuro de nuestra sociedad. Son espacios necesarios y vinculantes de la memoria, sumamente importantes para el diseño de políticas incluyentes. Sin duda, los gobiernos deben impulsar esta valiosa y trascendental premisa.  

 

Junta Directiva ICOM-Venezuela

Otra colección sufre por el fuego: Deutsche Museum

ICOM-Venezuela solidario

con el arte y el patrimonio alemán

Aunque se activaron los sistemas de seguridad del museo, más de 8 mil obras sufrieron los efectos del humo, el calor y las llamas

 

Caracas, 15 de octubre 2018. El pasado mes de septiembre una tragedia golpeó a la comunidad museística internacional: un voraz incendio consumió el Museo Nacional de Brasil, con sede en Río de Janeiro, y su colección, conformada por más de 20 millones de piezas, fue devastada.

Recientemente, el 10 de octubre de 2018, otro gran incendio se produjo en un almacén del Deutsches Museum (museo Alemán). Este causó severos daños que ascienden, aproximadamente, a diez millones de euros.

El Munich es uno de los museos de tecnología más grandes del mundo. Exhibía en sus salas 8 mil piezas que las llamas consumieron durante más de dos horas.  Fueron números objetos y piezas históricas que forman parte de la memoria científica alemana.

Este reconocido museo, también tenía piezas de su colección fotos y objetos en calidad de custodia temporal. Estas se encontraban en el depósito del Deutsches Museum. Afortunadamente, fue leve el daño sufrido por estas colecciones. En este caso, el sistema contra incendio respondió a tiempo y los daños no fueron mayores.

Según el portavoz del museo, alrededor de 8 mil piezas, objetos, artefactos y equipos científicos fueron afectados o destruidos por el calor y el humo. El funcionario manifestó la imperiosa necesidad de realizar trabajos de limpieza y restauración, ya que el daño financiero fue de gran impacto; tanto así que el edificio donde se encuentran los depósitos fueron declarados inutilizables hasta nuevo aviso.

El Comité Nacional Venezolano del Consejo Internacional de Museos, ICOM, se solidariza con los colegas del Deutsches Museum y su director general, Dr. Wolfgang M.  Este es un nuevo y dramático episodio que invita a reflexionar, una vez más, sobre la relevancia vital de los sistemas de protección contra posibles incendios o situaciones que ponen en peligro a las colecciones de obras y piezas y a los trabajadores que las custodian.

Junta Directiva

ICOM-Venezuela